VIVIENDAS DIGNAS Y SALUDABLES PARA LOS CAMPESINOS

¿Te imaginas cómo será vivir sin cocina, sin baño, con un techo o un piso en mal estado? Ésta era la realidad de las familias campesinas con la que nos encontramos en 2016, cuando iniciamos la administración Piensa en Grande, por eso uno de los grandes retos durante este cuatrienio era crear “Una nueva realidad para vivir mejor en el campo”.

Creamos estrategias y metodologías para fortalecer nuestro programa de Mejoramiento de Vivienda Rural, con el único objetivo de suplir las necesidades básicas habitacionales y disminuir el déficit cualitativo de vivienda rural, a través de intervenciones en viviendas incompletas o deterioradas.

Déficit cualitativo de vivienda rural en Antioquia

179.894 viviendas

Los mejoramientos se centraron en intervenciones de saneamiento básico que no solo impactan los espacios físicos de las viviendas sino la salud y calidad de vida de las familias. Con las cocinas, las personas cuentas con lugares para almacenar debidamente sus alimentos, con los baños evitan infecciones y con los pisos se previenen enfermedades respiratorias generadas por la tierra y el polvo.

A las viviendas incompletas se les construyeron unidades locativas que les faltaba como baño, cocina y habitación. Mientras que a las viviendas deterioradas se les mejoraron espacios como pisos, techos, baños y cocinas.

Cuatro años después podemos decir que la meta de dejar viviendas dignas y saludables a nuestros campesinos fue superada en más de un 100 por ciento, gracias a los recursos de regalías y a proyectos de cofinanciación con los municipios.

Reforma de la cocina de José Rodríguez Osorio del municipio de San Pedro de los Milagros

Reforma de la cocina de Efrén López del municipio de Venecia